Samaín, la tradición gallega que se resiste a halloween
31 octubre, 2019
Recetas para cocinar con licor de hierbas
Cómo utilizar los licores en la cocina: consejos y recetas
21 enero, 2020

¿Conoces la Historia, receta y conjuro de la queimada?

Qué es la queimada y cuál es su receta y conjuro. Cómo se prepara con aguardiente de orujo Paniagua
 

Los orígenes de la queimada

La queimada es una bebida alcohólica que ha sobrevivido hasta nuestros días en todo tipo de celebraciones sociales conservando un curioso ritual y un halo de misterio relacionado con el poder purificador del fuego. De hecho, su objetivo es ahuyentar los malos espíritus.

Su origen es desconocido, pero aúna elementos de varias culturas según el periodista, ensayista y arqueólogo Carlos Alonso del Real. De los árabes pudo adoptar el aguardiente y el azúcar, de los germánicos el hecho de prender la mezcla y el carácter social y de los celtas, el conjuro.



En este sentido existe relación con el símbolo celta del trisquel, representado por toda Galicia en petroglifos (dibujos grabados de piedra) con tres brazos espiroidales que podrían representar la tierra, el fuego y el agua. La queimada reúne estos tres elementos, puesto que requiere una tartera de barro que representa la tierra, el aguardiente de orujo que representa el agua, y el fuego que alumbra y aporta el toque mágico al conjunto.



Cómo preparar la queimada

Ingredientes
1 pota de barro
1 litro de aguardiente de orujo Paniagua
1 cáscara de limón o naranja
Granos de café
150 gramos de azúcar

Preparación


Mezcla en la pota de barro el aguardiente de orujo Paniagua y el azúcar en la proporción mencionada en los ingredientes, añadiendo la cáscara de limón y naranja, y los granos de café.


Dale fuego prendiendo el cazo que utilizas para remover y acércalo a la pota. Removemos hasta que las llamas bajen casi del todo. En el momento en que comience el fuego, recita el conjuro de la queimada.
Apaga del todo y sirve.



El conjuro de la queimada

Mouchos, coruxas, sapos e bruxas.
Demos, trasnos e dianhos, espritos das nevoadas veigas.
Corvos, pintigas e meigas, feitizos das mencinheiras.
Pobres canhotas furadas, fogar dos vermes e alimanhas.
Lume das Santas Companhas, mal de ollo, negros meigallos, cheiro dos mortos, tronos e raios.
Oubeo do can, pregon da morte, foucinho do satiro e pe do coello.
Pecadora lingua da mala muller casada cun home vello.
Averno de Satan e Belcebu, lume dos cadavres ardentes, corpos mutilados dos indecentes, peidos dos infernales cus, muxido da mar embravescida.
Barriga inutil da muller solteira, falar dos gatos que andan a xaneira, guedella porra da cabra mal parida.
Con este fol levantarei as chamas deste lume que asemella ao do inferno, e fuxiran as bruxas acabalo das sas escobas, indose bañar na praia das areas gordas.
¡Oide, oide! os ruxidos que dan as que non poden deixar de queimarse no agoardente, quedando asi purificadas.
E cando este brebaxe baixe polas nosas gorxas, quedaremos libres dos males da nosa ialma e de todo embruxamento.
Forzas do ar, terra, mar e lume, a vos fago esta chamada: si e verdade que tendes mais poder que a humana xente, eiqui e agora, facede cos espritos dos amigos que estan fora, participen con nos desta queimada.

Traducción
Buhos, lechuzas, sapos y brujas.
Demonios maléficos y diablos, espíritus de las nevadas vegas.
Cuervos, salamandras y meigas, hechizos de las curanderas.
Podridas cañas agujereadas, hogar de gusanos y de alimañas.
Fuego de las almas en pena, mal de ojo, negros hechizos, olor de los muertos, truenos y rayos.
Ladrido del perro, anuncio de la muerte; hocico del sátiro y pata del conejo.
Pecadora lengua de la mala mujer casada con un hombre viejo.
Infierno de Satán y Belcebú, fuego de los cadáveres en llamas, cuerpos mutilados de los indecentes, pedos de los infernales culos, mugido de la mar embravecida.
Vientre inútil de la mujer soltera, maullar de los gatos en celo, pelo malo y sucio de la cabra mal parida.
Con este cazo levantaré las llamas de este fuego que se asemeja al del infierno, y huirán las brujas a caballo de sus escobas, yéndose a bañar a la playa de las arenas gordas.
¡Oíd, oíd! los rugidos que dan las que no pueden dejar de quemarse en el aguardiente quedando así purificadas.
Y cuando este brebaje baje por nuestras gargantas, quedaremos libres de los males de nuestra alma y de todo embrujamiento.
Fuerzas del aire, tierra, mar y fuego, a vosotros hago esta llamada: si es verdad que tenéis más poder que la humana gente, aquí y ahora, haced que los espíritus de los amigos que están fuera, participen con nosotros de esta queimada.


Mezcla en la pota de barro el aguardiente de orujo Paniagua y el azúcar en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro sitio web. Pulse el botón ACEPTAR para autorizar su uso. Vd. tiene derecho a revocar este consentimiento en cualquier momento. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar